Hábitos como morderse los labios pueden empeorar la sequedad de esta región. Aprende cómo mantener los labios siempre lisos y suaves:

¿Quieres conocer las bondades del tónico refinador de paros? Haz click aquí

1. Abusa del lip balm

Los hidratantes labiales, o lip balms, forman una capa que protege los labios de los efectos del frío, del viento y del sol, evitando que se resequen.

A la hora de elegir, opta por lip balms que contengan aceites naturales, como el aceite de menta, en su formulación – o incluso de mantequilla de cacao. Estos componentes ayudan a mantener los labios hidratados por más tiempo.

2. Evita humedecer los labios con saliva

La tentación es grande, pero humedecer los labios con saliva para aliviar el malestar causado por la sequedad no es una buena idea. Es un círculo vicioso: los labios se secan, te lames, se secan más aún y te lames de nuevo.

  1. No arranques piel con los dientes

La gente sabe que molesta, pero tratar de arrancar la piel seca de los labios con los dientes es una de las peores cosas que puedes hacer.

Además de lesionar la piel aún más, puedes terminar con una herida  importante.

4. Evita el contacto con sustancias irritantes

Los componentes de las pastas y cremas dentales, por ejemplo, pueden causar irritación en los labios secos. Es claro que no vas a dejar de cepillarte los dientes, pero es bueno tener mucho cuidado para que el producto no esté en contacto con los labios por mucho tiempo.

5. Invierte en la exfoliación de los labios

Puede parecer extraño, pero, además de exfoliar los talones y las rodillas, también puedes exfoliar tus labios. El objetivo es eliminar la piel muerta, dejando los labios más suaves.

6. Bebe mucha agua

Nuestros labios se secan porque perdemos agua, así que, como puedes imaginar, es necesario reponer esa pérdida.

Aunque haga frío y las temperaturas no ayuden mucho, se puede aumentar el consumo de té, por ejemplo, para garantizar la ingesta de líquidos diaria.

7. Busca un dermatólogo

Si nada de esto ayuda a mantener tus labios lejos de las grietas, no dudes en buscar un dermatólogo. Los labios secos están más sujetos a las infecciones, y puede ser necesario realizar un tratamiento especializado.

 

Además de los labios, nuestro rostro y nuestras manos también suelen sufrir más con la deshidratación en invierno, pudiendo presentar grietas y regiones de sequedad. No dejes de aplicar los consejos que te hemos dado y no dejes de usar el protector solar todos los días.